Inicio / Dietas / Los peores snacks que puedes darle a tus hijos

Los peores snacks que puedes darle a tus hijos

Te decimos qué comidas y bebidas debes mantener lejos de los pequeños y qué servirles en su lugar

La dietista Melinda Johnson, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética dice: «Menos actividad y más comida chatarra es igual a ganancia de peso.

Hot dogs: Ya que están llenos de sodio, aumentan la posibilidad de deshidratación en los niños. Además, las salchichas están repletas de grasa saturada, que es un factor causal de las enfermedades del corazón. ¿Otra razón para deshacerse de los hot dogs? Un estudio encontró que los niños que comen más de 12 perros calientes al mes son significativamente más propensos a desarrollar leucemia infantil.

Intercambio inteligente: salchichas de pollo, sugiere Crandall. Están hechas con carne magra que es más baja en grasa, calorías y sal.

Pizza de pepperoni: Una rebanada tiene unas 300 calorías y contiene montones de grasa saturada y sodio, que promueven la deshidratación -alrededor de 700 mg por pieza-; los niños necesitan solo 1.000 a 1.300 mg por día.

Intercambio inteligente: pizza vegetariana casera con corteza de grano entero. Además de ser saludable, puede ser un «proyecto de cocina», lo que ahuyenta el aburrimiento. Solo compra una bola de masa de grano entero, salsa de tomate bajo en sodio y las verduras que a tu pequeño le gusten. «Los champiñones, los pimientos verdes, pimientos rojos y tomates son una buena elección», dice la dietista Marilyn Tanner-Blasiar. «Puedes agregar también pechuga de pollo sin piel o una carne magra», que aportan proteínas y mantienen a los chicos llenos más tiempo.

Bebidas para deportistas: Puedes pensar que estos sustitutos de electrolitos son exactamente lo que necesita tu niño para divertirse cuando se cansa jugando, pero en realidad estas bebidas contienen altas cantidades de azúcar, que las investigaciones han relacionado al aumento de peso sustancial. Un estudio encontró que cada porción adicional de sorbos azucarados al día, aumenta el riesgo de un niño para la obesidad hasta en un 60%.

Intercambio inteligente: «El agua no puede ser vencida», dice Johnson. «Los niños pueden estar aumentando su consumo de agua cuando beben bebidas llenas de azúcar, pero también son cientos de calorías extra vacías». Si tu hijo encuentra el agua aburrida, Johnson recomienda congelar bayas en cubos de hielo grandes para agregar al agua. También puedes añadir ramitas de menta y rodajas de pepino para crear una hidratante «agua de spa.»

Paletas de hielo: Al igual que las bebidas deportivas, que vienen con calorías vacías que pueden causar aumento de peso, y tan refrescante como podrían parecer, en realidad están llenas de azúcar o jarabe de maíz alto en fructosa artificial, saborizantes y colorantes.

Intercambio inteligente: fruta congelada. «Pon unas rodajas de sandía en el congelador», aconseja Crandall. «La sandía tiene un alto contenido de agua, el resultado es un dulce que mantiene a los niños hidratados.» También se pueden congelar las uvas (pero no se las des a los niños menores de cuatro años de edad, ya que pueden ser un peligro de asfixia), los arándanos y las rodajas de naranja como otras opciones sabrosas y nutritivas.

Helado: Dependiendo de la marca, una bola de helado de vainilla contiene más de 400 calorías y 40 gramos de azúcar. Eso es una carga pesada para los diminutos cuerpos de los chicos, más si no son tan activos. También puede tener hasta 16 gramos de grasa saturada, lo que, paradójicamente, puede dejar a los chicos sin la energía que necesitan para jugar.

Intercambio inteligente: Haz tu propio «helado» de plátano. Pela varios plátanos, córtalos y congélalos. Una vez congelados, pon las rebanadas en un procesador de alimentos durante unos cinco minutos hasta que se hayan convertido en una pasta suave y esponjosa. Bono: ¡sabe delicioso! «Los chicos pierden potasio cuando sudan», dice Johnson, «las bananas contienen mucho potasio, por lo que son un superbocadillo muy nutritivo.»

Papas fritas: Además de la deshidratación causada por su gran cantidad de sodio, también puede llevar a los chicos a saciar su sed con bebidas azucaradas, dice Johnson. Además, las papas fritas son altas en grasa.

Intercambio inteligente: maíz a la parrilla. «Un elote de maíz dulce es una buena fuente de fibra», dice Crandall. La fibra es importante para los chicos durante todo el año y es necesaria para la salud digestiva óptima. ¿Cuánta fibra necesitan los niños? La Academia de Nutrición y Dietética sugiere sumar 5 a la edad de tu hijo (si es entre 3 y 18) para obtener el total de gramos. Para agregar calcio, agrega al elote un poco de queso cheddar rallado o queso parmesano.

Galletas: Además de estar llenas de grasa y azúcar, es muy fácil que los niños coman demasiadas mientras juegan en la computadora o miran televisión.

Intercambio inteligente: Coloca un plato grande de fruta fresca cortada en el refrigerador. «Muchas veces, los niños comen lo que es más fácil», dice Crandall. «Si hay un gran tazón de bayas, melón y plátano a la vista -y las galletas fuera del alcance-, van a comer la fruta.»

Fuente: http://mx.mujer.yahoo.com

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

Cómo beneficia el bajo consumo de sal

Joven perdió la vida por comer una galletita

LOS REGALOS PREFERIDOS PARA REYES MAGOS

Los efectos de hacer la compra con el estómago vacío

Deja tu comentario

Check Also

La nueva dieta de Jennifer Aniston

Conoce la nueva dieta de Jennifer Aniston

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de febrero.- A todas nos sigue impresionando el cuerpazo que tiene …