Conoce los verdaderos usos terapéuticos de la marihuana

Conoce los verdaderos usos terapéuticos de la marihuana

Este miércoles comenzaron las sesiones de la 43 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la ciudad de Antigua, Guatemala donde se reúnen los representantes de los 34 Estados que integran el organismo en el que se discutirá el ríspido tema de lograr una política integral para el problema de las drogas incluida la política de Uruguay que promueve la legalización del consumo de la marihuana.

Para sumarnos al tema retomamos el reportaje publicado en la edición QUO 185 de marzo de este año en el que María Luisa López buscó a los especialistas para revelar el uso terapéutico de la marihuana que reproducimos a continuación:

Pocos meses antes de que su médico le diera el diagnóstico, los amigos y familiares de Julio César lo veían como un hombre satisfecho con lo que había logrado a sus 50 años. Esa imagen cambió en poco tiempo. Los recurrentes problemas motrices y sensoriales que comenzó a padecer lo convirtieron en un visitante asiduo de consultorios médicos. Su júbilo se transformó en incertidumbre, sobre todo cuando le informaron cuál era la causa de sus dolencias:esclerosis múltiple, enfermedad que afecta el sistema nervioso central —le explicó el médico— y de la cual aún hay muchas incógnitas. Por ejemplo, no se sabe con certeza qué la ocasiona y aún no existe una cura.

Cuando conoció el diagnóstico, Julio César también empezó a recibir todo tipo de recomendaciones médicas, entre ellas, no consumir alcohol y dejar el cigarro para evitar la aceleración de síntomas como cansancio, temblor de manos, debilidad en extremidades, visión borrosa, pérdida de fuerza, equilibrio, sensibilidad y coordinación. Fuera del consultorio, Julio César escuchó una sugerencia terapéutica: fumar marihuana, pero en forma moderada. Quienes le dieron el consejo sabían de lo que hablaban, eran médicos y tenían referencia de varias investigaciones sobre el uso de la Cannabis —nombre científico de la marihuana— como paliativo para los síntomas de la esclerosis múltiple.

Varios científicos han estudiado cómo la utilización de la marihuana (vaporizada, fumada, en pomada, en aerosol o como parte de fármacos), puede contribuir a mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer, anorexia, glaucoma, síndrome de Tourette, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), así como enfermedades poco estudiadas aún, como la fibromialgia.

Todo indica que la industria farmacéutica se está tomando muy en serio estas investigaciones. Entre 2010 y 2012, países como Gran Bretaña, España, Estados Unidos, Dinamarca, Alemania y Suecia, entre otros, aprobaron el uso de un fármaco con el nombre comercial de Sativex, que contiene sustancias activas de la marihuana —como el Tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol— y que está indicado como tratamiento complementario en pacientes con esclerosis múltiple. En junio de 2012, investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, España, publicaron en las páginas de la revista Neuropharmacology los resultados de un estudio en donde se encontró que la molécula sintética denominada “WIN”, y que imita la acción de la Cannabis,ayuda a detener el avance de la esclerosis múltiple, aunque hasta ahora solo se ha probado en ratones.

Los especialistas coinciden en que aún falta mucho por conocer sobre la aplicación clínica de laCannabis, sobre todo porque produce entre 400 y 500 compuestos químicos, entre los que destacan los cannabinoides. El estudio de todos estos compuestos representa uno de los campos de investigación con mayor potencial de expansión, esto, a pesar de las restriccionesque la acompañan por ser considerada una droga ilegal en gran parte del mundo.

Hay perspectivas de su uso en el tratamiento de dolor y del uso de antagonistas cannabniérgicos para el tratamiento de la obesidad y el Alzheimer”, explica el fisiólogo Enrique Soto, doctor en Investigación Biomédica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y especialista en el estudio de los cannabinoides.

Estudios científicos sugieren que los pacientes con Alzheimer pueden beneficiarse con el uso de cannabinoides, ya que estos pueden ligarse a receptores que se expresan en las células gliales (aquellas que soportan a las neuronas e intervienen en el procesamiento cerebral de la información), contribuyendo a atenuar procesos inflamatorios del cerebro y ejerciendo un efecto neuroprotector, explica Enrique Soto, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia Mexicana de Ciencias.

Óscar Galicia, titular del Laboratorio de Neurociencias del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, asegura que no es posible hablar de abuso de la marihuana o de sus componentes si su utilización se realiza bajo control médico. “No se conoce una dosis letal para seres humanos con marihuana”, apunta. A diferencia del alcohol, los efectos de la marihuana por lo general no se asocian con conductas agresivas. Esto hace de la Cannabis un posible medicamento seguro, sostiene el investigador. Pero advierte: “Pueden existir problemas cuando el consumo es crónico; se produce una disminución en la velocidad de respuesta de casi todas las funciones cognoscitivas, como es el aprendizaje, la memoria o la atención”.

Marihuana cerebral

Un  área de investigación muy activa es la dedicada al estudio de los llamados cannabinoides endógenos, sustancias producidas por el cerebro. Todos los seres humanos, sin excepción, producimos estas sustancias que también se encuentran en la marihuana. Por eso el doctor en investigación biomédica Óscar Próspero García bromea sobre el tema: “Todos somos marihuanos porque todos producimos cannabinoides”.

El titular del Laboratorio de Cannabinoides de la Facultad de Medicina de la UNAM es considerado una referencia académica internacional en el tema de los cannabinoides endógenos. Su prestigio se debe, en parte, a que participó en el equipo que en 1994 descubrió la Oleamida, un cannabinoide endógeno.

El sistema de cannabinoides endógenos —explica el doctor de la UNAM— apaga el dolor. ¿Qué pasa cuando este se vuelve crónico e intratable? “El sistema falló y tenemos que ayudarlo, por eso existen los medicamentos”. El especialista menciona un ejemplo: a un diabético que no genera insulina se le tiene que dar insulina. “Lo mismo pasa cuando no se produce suficiente cantidad de cannabinoides endógenos para controlar el dolor, para producir apetito, para tener deseo sexual, para sentir sueño, para bajar la temperatura del cuerpo. El sistema falla y tenemos que dar medicamento”.

El doctor Próspero García ha realizado varios estudios para conocer el efecto de la Oleamida: “En 2012 comprobamos que induce al sueño. El cerebro la produce en forma natural y estamos muy entusiasmados con la idea de aportar conocimiento al estudio del sueño, cómo producirlo y, potencialmente, ayudar a los pacientes insomnes”.

Adicción a la cura

Los estudios científicos realizados con los cannabinoides presentes en la planta han encontrado que ayudan a devolver el apetito, disminuir las náuseas y el vómito. Incluso, los especialistas avalan las recetas caseras de antaño, como la aplicación tópica de alcohol con marihuana para aliviar el dolor, sobre todo en quienes padecen artritis.

Sus efectos antiinflamatorios y analgésicos son reales”, asegura el también presidente de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño.

También es útil para tratar el glaucoma, enfermedad de los ojos donde la presión ocular aumenta. En modelos animales se ha demostrado que la marihuana evita el crecimiento de tumores de origen carcinogénico, asegura el fisiólogo de la UNAM.

Para el psiquiatra Gady Zabicky, especialista en adicciones con reconocida trayectoria en el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente y la Universidad Rockefeller, la posibilidad de sufrir efectos adversos en el consumo de la marihuana no debe quedar fuera de las consideraciones científicas cuando se habla de su uso medicinal. Sobre todo porque una de cada seis personas que fuman marihuana puede desarrollar adicción.

Al igual que el resto de los especialistas consultados por Quo, Zabicky advierte que el consumo de marihuana con fines terapéuticos no es recomendable para menores de 18 años, ya que a esas edades el cerebro no ha terminado su proceso de maduración.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de Nueva Zelanda, y difundido por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en abril de 2012, los adolescentes que fuman marihuana con frecuencia pierden en promedio ocho puntos de coeficiente intelectual al llegar a la edad adulta. Ese mismo estudio señala que eso no sucede cuando se consume en edad adulta.

Para evitar la adicción a la marihuana se buscan nuevas técnicas para la administración de algunos de sus componentes, como el THC. El Center for Medicinal Cannabis Research(CMCR) ha desarrollado un proceso para la aplicación de las sustancias de la Cannabis por vaporización. Este método se considera, hasta ahora, uno de los más seguros porque elimina los riesgos para el sistema pulmonar que puede desarrollar un fumador de marihuana.

Está comprobado que, a diferencia del tabaco, la Cannabis no genera cáncer de pulmón, pero sí enfermedad Pulmonar Obstructiva (EPOC) y enfisema pulmonar”, comenta el doctor Zabicky. El también miembro del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas (Cupihd) explica que con el método de vaporización es posible tener mayor control de las dosis adecuadas en cada paciente. Para el especialista, los beneficios de la Cannabis —como antiepiléptico, estabilizador del ánimo, ansiolítico, relajante e inductor del sueño— dependen de cada paciente.

Investigación en camino

Las condiciones para tener avances más acelerados en la investigación de los usos médicos de la Cannabis y su derivados no son fáciles para el gremio científico internacional. Sin embargo, en países como Estados Unidos parece que se abre el camino para intensificar los estudios en este campo, sobre todo después de que Washington y
Colorado aprobaron, en noviembre de 2012, la creación de un mercado regulado de consumo de marihuana.

Desde 1996, California se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en permitir su consumo con fines medicinales. A la fecha, 18 estados del país vecino han aprobado su regulación. Incluso, en 1999 se creó el CMCR, de la Universidad de California, con sede en San Diego, con el objetivo de “apoyar y realizar ensayos clínicos que permitan la mejor comprensión de la eficacia y efectos adversos de la marihuana como agente farmacológico”, haciendo énfasis en que el proyecto “no debe ser interpretado como promoción o sanción social para el uso recreativo de la planta”.

En América Latina, Uruguay mantiene un álgido debate sobre la propuesta de su presidente, José Mujica, de legalizar la comercialización de la Cannabis, pretendiendo que el Estado uruguayo asuma el control de su producción y venta, con el propósito de “arrebatarle el mercado de la marihuana la acción clandestina y tratar a la adicción severa como una enfermedad peligrosa”.

En México, en el Congreso de la Unión existe una iniciativa, propuesta por el perredista Fernando Belauzarán, para regular la producción, procesamiento, distribución y venta de laCannabis. No es la primera vez que se presenta una iniciativa relacionada con el tema, sin embargo, en los casos anteriores, estas propuestas de ley siempre han quedado guardadas en el cajón.

Para científicos como Óscar Galicia y Próspero García no existe un debate real y serio sobre la despenalización de la marihuana, sobre todo para su consumo e investigación en el campo médico. Y mientras llega un debate real, el país tiene una extraña regulación de la marihuana: de acuerdo con el Artículo 479 de la Ley General de Salud, se permite la posesión de una dosis máxima de cinco gramos para “consumo personal e inmediato” que no puede ser en lugares públicos. No se puede ejercer acción penal en contra de quien sea detenido con esta cantidad. Sin embargo, en los Artículos 235 y 237 de la misma ley se menciona que está prohibida la prescripción médica de la Cannabis.

Casos como el de Julio César, el hombre de 50 años al que le aconsejaron fumar marihuana para atenuar los síntomas de la esclerosis múltiple, ilustran que en México hay médicos que recomiendan a sus pacientes, en forma velada, el uso de la Cannabis como tratamiento terapéutico. Julio César tomó el consejo y recurrió a la Cannabis para buscar alivio, pero la enfermedad no se detuvo. Él falleció. Sus últimos años, asegura uno de los médicos que le recomendaron usar la marihuana, no estuvieron llenos de dolor, depresión y angustia. Él cree que, en gran parte, fue gracias a la Cannabis, una planta satanizada por unos y glorificada por otros, pero que, de acuerdo con la ciencia, aún guarda muchos secretos.

Fuente: http://quo.mx

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

Cantantes que fuman marihuana

¿Fumar marihuana ayuda a curar el cáncer?

Foto escándalo: Justin Bieber fuma marihuana

Por qué fumadores de marihuana no aumentan de peso

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María «llora» en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …