Inicio / Destacadas / Conoce la nueva forma de infidelidad
Conoce la nueva forma de infidelidad
Conoce la nueva forma de infidelidad

Conoce la nueva forma de infidelidad

Parece ser una nueva y extraña manera de “infidelidad”. Cada día son más los hombres que admiten recurrir a ella, a pesar de tener pareja y cada vez son más las mujeres que la consideran una enemiga tan peligrosa como otra mujer (aunque a muchas, en el fondo, no parece desagradarle).

Me refiero a la pornografía, que con la llegada de la Internet se ha vuelto cada vez más popular y, en más de una ocasión, ha sido la culpable de que más de una relación haya quedado reducida a escombros y cenizas.

Pero ¿cuál es el poder que ésta (la pornografía) ejerce sobre los seres humanos, principalmente en los hombres, para que éstos, aunque tengan una relación estable y su sexualidad sea plena, recurran a ella para satisfacer algo que se asume debe estar resuelto por el simple hecho de tener una pareja con la que frecuentemente hay intimidad?

La respuesta a dicha interrogante posee un par de aristas: una simple y una complicada. La primera tiene que ver con el hecho de que el hombre es, en su sexualidad, eminentemente visual, su excitación proviene de aquello que (coloquialmente) dicho “le entra por los ojos” y por eso disfruta de mirar porno sin temor a que ésta reemplace la sexualidad con su pareja.

Y la segunda es la que se relaciona con el hecho de que el hombre tiene una disposición permanente al sexo, debido a su masculino instinto por “multiplicar la especie” y eso lo tiene almacenado genéticamente en su cerebro.

Sin embargo, a las mujeres a quienes les preocupa que su novio o esposo las pueda cambiar por Sylvia Saint, Julia Taylor, Lexi Belle o Rebeca Linares porque éste pasa mucho tiempo frente a la computadora mirando sus fotografías o videos y descubra que son más sensuales y más open-mind que ustedes, déjenme decirles que no tienen nada que temer. La psique masculina, a pesar de ser proclive a la fantasía o a la perversión, hablando dentro de los terrenos sexuales, también tiene muy bien definidos y delineados los conceptos de lo real y lo irreal… bueno, me refiero a hombres comunes y corrientes, ¡porque luego hay cada psicópata!

Amigas, lo ideal en situaciones cuando su novio o esposo está consumiendo pornografía es tender un puente de diálogo con él para conocer cuáles son sus inquietudes respecto a ese tema. No se enojen, no discutan y (por ningún motivo) lancen ultimátums (“¡el porno o yo, tú elige!”); lo mejor es tratar de involucrarse en las actividades que él realiza cuando no está con nosotras, pero sin invadir o imponer circunstancias, porque no debemos olvidar que la sexualidad de los seres humanos (hombres y mujeres por igual) se compone de actividades individuales como la autoexploración, la masturbación, etcétera y también de actividades en pareja, que es donde participamos con él y ambas siempre deben realizarse dentro de un total marco de respeto a los deseos y sentimientos de nuestra pareja.

NÚMEROS, NÚMEROS Y MÁS NÚMEROS
Para nadie es un secreto que desde la irrupción de la Internet en nuestras vidas cotidianas, en los inicios de la década de los noventa, esta fascinante herramienta tecnológica y la pornografía forjaron involuntariamente un maridaje que en la actualidad ya parece indisoluble.
Por ello, resulta interesante echarle un vistazo a estas cifras:
1) Cada segundo, 28 mil 258 usuarios están viendo pornografía vía Internet.
2) El 35% de las descargas en línea son de pornografía.
3) La pornografía vista por la Web genera en Estados Unidos ingresos por 2.84 billones de dólares.
4) El 72% de los ciberconsumidores son hombres; el resto,  mujeres.
5) La palabra “sexo” es la más buscada en la Red.
6) Al día surgen 300 nuevos sitios de pornografía.
7) Los cibernautas se gastan 89 dólares, cada segundo, en comprar porno virtual.
8) El 12% de las páginas son de contenido  pornográfico.
9) Se calcula que en todo el mundo hay 372 millones de páginas web pornográficas.

Contexto
El término pornografía se refiere a todos aquellos materiales, imágenes o reproducciones que representan actos sexuales con el fin de provocar excitación sexual. Desde la década de los setenta las películas y fotografías con dicho contenido sexual explícito recibían la clasificación X.
La pornografía se manifiesta a través de disciplinas como el cine, escultura, fotografía, historieta, literatura o pintura y ha logrado un gran auge en medios como las revistas pornográficas, las llamadas hot-line y la Internet. El término procede de las palabras griegas pórnē (prostituta), gráphein (grabar, escribir, ilustrar) y el sufijo ía (estado de, propiedad de, lugar de), lo que se entiende como “ilustración de la prostitución”; aunque nunca se usó en la antigua Grecia, sino que empezó a utilizarse a partir de 1800 en Francia.
Fuente: Wikipedia

Consultorio (NO) sexual

Tengo mucho remordimiento de conciencia porque cuando mi esposo se va a trabajar yo veo mucho porno por Internet y cuando tenemos relaciones sexuales evoco esas imágenes en mi mente para excitarme. No sé qué podría suceder si se lo confieso, porque, además, provengo de una familia muy tradicionalista.
Anónima (Reynosa, Tamaulipas).
Respuesta: es una situación complicada, porque antes de confesarle a tu marido que lo haces, debes empezar por aprender a lidiar con esos sentimientos de culpa que arrastras. Lo que haces no es malo, pero quizá requieras de ayuda profesional para empezar a superarlo.

¿Qué escuchar?
Gloria,
The Doors, 1991.
No fue compuesta por la mancuerna inmortal Morrison Manzarek, sino por el irlandés Van Morrison en 1965, en ese entonces miembro del grupo Them. Pero esta versión de los californianos del álbum Alive, she cried le pone los pelos de punta a cualquiera.

¿Qué leer?
El gran libro del porno, 2005
¿Sabían que el primer filme pornográfico se realizó en 1895? Bueno, pues este libro, recopilado de manera meticulosa por Seth Grahame-Smith, nos adentra documentalmente en un mundo lleno de nombres, lugares y fechas relacionadas con esta peculiar industria.

¿Qué ver?
Boogie nights, 1997
Inolvidable la  actuación de Mark Wahlberg como Dirk Diggler en este filme de Paul Thomas Anderson, en el que se narran las peripecias de un chico común y corriente que intenta entrar a trabajar en la industria el entretenimiento para adultos durante la década de los setenta.

Vía Facebook
• Danae Hernández Espinola. “Porque así es nuestra naturaleza… no traten de entendernos, sólo quiérannos”.
• César F. Qüeb. ¿Quizá para ‘aprender’ o ‘mejorar’ ciertas técnicas sexuales?, ¿será porque (en la pornografía) existe cierto fetichismo?”.
• Héctor Barragán. “Buena pregunta. Me recuerda a mis amigas que recién se compran un par de zapatos nuevos y de inmediato se paran en cada aparador para seguir viendo más”.
• Francisco Rodríguez. “Sólo son rounds de sombra”.

Para reír
Dos amigos charlaban en la barra de un bar:
– ¿Has escuchado de aquel tipo que trabajaba con nosotros y lo corrieron? Se metió a hacer porno y también lo corrieron, consiguió trabajo en una gasolinera y de ahí también lo despidieron.
– No, ¿pero por qué lo echaron de la gasolinera?
– Porque terminaba de llenarle el tanque a los coches, les sacaba la manguera y se ponía a rociarlos por todos lados.

Fuente: http://www.publimetro.com.mx/

¿ES INFIDELIDAD EL SEXO EN INTERNET?

¿JOE JONAS FUE INFIEL A ASHLEY GREENE?

ESCANDALOS DE PAREJAS FAMOSAS – VIDEOS

FOTOS INÉDITAS DE LA INFIDELIDAD DE ASHTON KUTCHER A DEMI MOORE

Deja tu comentario

Check Also

Conoce cuáles son los diferentes tipos de amor que existen

Conoce cuáles son los diferentes tipos de amor que existen

MÉXICO, D.F.- El primer pensamiento del ser humano al momento de nacer es la necesidad …