Inicio / Curiosidades / Tipos y tratamientos de manchas faciales

Tipos y tratamientos de manchas faciales

Durante el verano, cuando la exposición solar es prácticamente continua, es frecuente que aparezcan manchas faciales. Estas pueden ser de diferentes tipos, pero todas responden a la misma causa: la radiación ultravioleta. Los tratamientos para erradicar alteraciones cutáneas son poco eficaces, por eso los médicos recomiendan, ante todo, la prevención.

Las manchas se asocian al fotoenvejecimiento de la piel y a exposiciones solares continuadas. Según su apariencia y gravedad pueden ser de tres tipos: lentigo senil, melasma o melanoma.

  • El lentigo senil, también llamado lentigo actínico, afecta a zonas muy expuestas al sol, como la cara, el cuello, el escote y los brazos. “Son lesiones que aparecen en personas de raza blanca, por lo general a partir de los 60 años y están relacionadas con un historial en el que abundan la exposición solar y las quemaduras intermitentes”, explica Carmen Carranza Romero, dermatóloga del Hospital Fundación Jiménez Díaz, en Madrid, y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV). El lentigo senil persiste aunque se deje de tomar el sol, agrega la experta.
  • El melasma aparece como manchas irregulares en la cara –sobre todo en la frente, los pómulos y el labio superior–, el cuello y los antebrazos. Tienen un color marrón que varía en intensidad y suelen producir un efecto antiestético muy llamativo. Según Carranza, “el melasma es un trastorno muy frecuente y tiene un marcado predominio en mujeres a partir de los 20 años. Está relacionado con el embarazo o la toma de anticonceptivos, aunque su causa no está clara”. Estas manchas pueden durar años y su pigmentación se incrementa durante los meses de verano por la mayor exposición solar. “Es evidente, por tanto, que la luz solar juega un papel clave en su desarrollo, ya que suelen mejorar durante el invierno”, apunta la doctora. El melasma es benigno: su tratamiento responde a razones estéticas.
  • Finalmente tenemos el melanoma, que aparece como una mancha de distintos tonos que varían del marrón claro al negro. “Puede surgir de un lunar previo o aparecer de modo súbito. Tiene los bordes irregulares, mal definidos y una cierta asimetría”, detalla la dermatóloga. El melanoma es la forma más grave de cáncer de piel, por eso debemos consultar con el dermatólogo ante cualquier cambio de color, tamaño o simetría de un lunar. “Tratar la enfermedad a tiempo es fundamental”, sentencia Carranza.

Sobre la luz solar

El sol, como sabemos, resulta beneficioso en pequeñas cantidades: es esencial en la producción de vitamina D y mejora nuestro estado de ánimo. Pero también es fuente de radiación ultravioleta, terriblemente dañina cuando nos exponemos a ella en exceso.

La radiación solar se divide en luz visible y en radiación infrarroja y ultravioleta. La luz visible es responsable del envejecimiento cutáneo, mientras que los infrarrojos provocan deshidratación, insolación y golpes de calor; las radiaciones UVB y UVA, por su parte, son las culpables del cáncer cutáneo, el fotoenvejecimiento y las manchas de la piel. A veces lo olvidamos, “pero el bronceado es un mecanismo defensivo de la piel ante la radiación solar”, recuerda la médica.

La prevención y otras opciones

Para prevenir las manchas es necesario utilizar fotoprotectores, gorros y gafas de sol, así como evitar las horas de mayor exposición solar, entre las 12 y las 16.

Los protectores nos protegen de las quemaduras solares y del fotoenvejecimiento, además reducen el riesgo de cáncer cutáneo y disminuyen la aparición de alergias solares, insiste la médica. De manera general se recomienda utilizar un factor de protección mayor a 30 durante los meses de verano, emplear una cantidad suficiente de producto para cubrir la superficie cutánea y reaplicarlo cada dos o tres horas.

Una vez que las manchas han aparecido, es posible tratarlas con fórmulas despigmentantes. Una alternativa son los peelings químicos, “que buscan barrer las capas más externas de la piel, a fin de favorecer su regeneración y eliminar cicatrices, manchas y suavizar arrugas”, explica la dermatóloga.

Otra son los productos queratolíticos como los alfa-hidroxiacidos (ácido glicólico, ácido salicílico, etc.) o los retinoides, que, aplicados a diario por la noche, son una opción  segura y eficaz. Finalmente puede recurrirse al láser, que rompe el pigmento sin dañar la piel. “El tipo de láser que se emplee dependerá del tipo de mancha que se busque tratar”, concluye Carranza.

Fuente: http://belleza.doctissimo.es/

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

CENTROS DE BELLEZA Y SPAS EN MEXICO

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA CARA

RECETAS CASERAS PARA QUITAR MANCHAS DEL ROSTRO

Deja tu comentario

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María “llora” en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …