Por qué nos gusta hacer trampa?

Por qué nos gusta hacer trampa?

Es desconcertante por qué las personas siguen engañando y haciendo trampa, aún cuando las consecuencias pueden ser tan grandes. Incluso, aunque nadie te descubra cometiendo un acto deshonesto, ¿no deberías sentirte culpable?

Años después, algunos especialistas han demostrado que el sentimiento de culpa por romper el jarrón de tu madre, va a remorderte tanto la conciencia, hasta que no tengas más remedio que dejar salir una confesión de tus labios en un spray de humildad y arrepentimiento.

Tu madre, probablemente, se enojará mucho al principio, pero luego se dará cuenta de que es sólo un florero y aprenderás una lección muy importante sobre la honestidad.

En un estudio recientemente publicado en la Revista de Personalidad y Psicología Social, un grupo de investigadores trataron de averiguar si el engaño que realmente nos hace sentir mal.

La investigación previa en el área, se centró en si los actos inmorales provocan un «efecto negativo” pero se centraba más en los actos que realmente perjudican a alguien. Este estudio se centró en cómo la gente se siente después de un acto inmoral que, aparentemente,  no parece hacer daño a nadie.

En los dos primeros experimentos, los participantes simplemente se imaginaron haciendo algo inmoral y debían predecir cómo se sentiría después. Luego, los investigadores les dieron la oportunidad de hacer algo realmente deshonesto: después de realizar un examen de anagramas, se les permitió revisar su trabajo con una clave de respuestas, antes de entregarlo. El examen tenía la finalidad de ganar premios monetarios para los participantes, dándoles la oportunidad de cambiar las respuestas incorrectas, si así lo querían.

Los investigadores tenía una copia oculta en los paquetes de prueba, en los cuales conservaron las respuestas originales de los participantes para saber quiénes hicieron trampa. Después, los voluntarios respondieron algunas preguntas sobre cómo se sentían con la actividad.

Otros experimentos consistieron en asignar a los participantes trampas o categorías para descartar la autoselección, eliminaron el aspecto financiero, y les dijeron que no iban a comprobar sus respuestas, lo que les daba una libertad y un sentimiento de que podían «salirse con la suya».

Los participantes predijeron que se sentirían mal después de hacer algo poco ético, cuando se imaginaron cometiendo el acto inmoral. Pero cuando realmente engañaron, aceptaron haber experimentado  “un sentimiento positivo”, o lo que los investigadores nombraron como un “nuevo tramposo”.

El engaño hizo que la gente se sintiera bien, incluso si no estaban recibiendo dinero extra como resultado.

En conclusión, a veces se siente bien ser malo por el simple hecho de ser malo, inclusive cuando no hay dinero de por medio o una ventaja real. Simplemente se trata de sentir la emoción de poder conseguir algo y salirnos con la nuestra.

Es bueno tomar en cuenta los estudios previos que dicen que las personas no se sienten mal después de hacer algo inmoral, aún cuando perjudican a alguien. Pero si nadie sale herido y quieres sentirte “malo” por un momento, parece que la oportunidad podría ser difícil de resistir.

Fuente: http://quo.mx/

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

LAS ESTAFAS EN LAS OPCIONES BINARIAS

VIDEOS DE LOS GOLES CON LA MANO O TRAMPA

Video: La confesión completa de Lance Armstrong

Preguntas con trampas de un reclutador y su significado

Deja tu comentario

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María «llora» en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …