Inicio / Curiosidades / La humillación en la pareja

La humillación en la pareja

En muchas ocasiones, cuando nos referimos a las relaciones de pareja (noviazgos y/o matrimonios), el nombre del juego se llama “ceder y conceder”. Sin embargo, hombres y mujeres frecuentemente se preguntan a sí mismos qué tanto deben flexibilizarse frente a la persona que aman para darle gusto para que ésta se sienta cómod@, llevar la situación sobre aguas calmadas y que todo esto no implique poner en juego la dignidad y caer en la dolorosa humillación.

Por principio de cuentas hay que considerar que cuando tomamos la decisión de involucrarnos en una relación de pareja, siempre habrá puntos de coincidencia y puntos de disidencia. Es imposible encontrar en este mundo (y muy seguramente en el Universo, se los puedo apostar) a una persona con la cual podamos estar de acuerdo en absolutamente todo. Así que, bajo esta premisa, no nos queda más remedio que hacer acopio de respeto, tolerancia y paciencia. Quien sienta y piense que al interior de un noviazgo o un matrimonio todo es “color de rosa” seguramente ha vivido toda su vida en una isla desierta.

Lo importante es tener capacidad de diálogo y comunicación (y también de entendimiento, claro está). Tenemos que partir de un punto elemental en el que debemos sensibilizarnos y aceptar que las necesidades de hombres y mujeres son prácticamente como el agua y el aceite, pero eso no significa que estamos condenados a vivir en la total incomprensión mutua por el resto de nuestras vidas. Si en tu existencia cuentas con alguien (tu novi@ o tu espos@) a quien amar, obviamente ese sentimiento surgió y creció gracias a que ambos tienen más cosas en común que puntos de divergencia. ¿O me equivoco?

Pero (sí, aquí viene el famosísimo e incomodísimo “pero”), hay que tener mucho cuidado en nuestra forma de pedir porque ésta puede llegar a convertirse en “manera de presionar” y es aquí donde todo podría complicarse. ¿Por qué? Porque si podemos ser lo suficientemente sensatos y comprensivos, JAMÁS pondremos a nuestra pareja en una posición en la que hagamos sentirle que se está sintiendo forzad@ a hacer algo contra su voluntad.

Y lo anterior aplica en todas las facetas de una relación de pareja. Puede ir desde una práctica sexual que a nuestr@ novi@ o espos@ le incomoda o le disgusta a una cuestión insignificante como forzarl@ a que nos acompañe los sábados al boliche con nuestros amigotes o que nos tenga que ayudar “a chaleco” a cuidar a los sobrinitos el fin de semana, aunque no le gusten los niños. Capisci?

¿O qué les parecería pedirle a su mujercita que les realice un sensual striptease a la penumbra de la recámara, mientras suenan los seductores acordes de una pieza instrumental de saxofón, aun cuando una y otra vez ella ha manifestado que siente que para bailar tiene la gracia de un elefante con hemorroides y que al día siguiente ella (ya sea “en pago” o “en venganza”) les pida que la acompañen a la casa de la abuelita para limpiar y sacudir su gigantesca colección de ranas de porcelana mientras su gato Chichí se pasea por en medio de sus piernas llenándoles de pelos felinos sus pantalones favoritos? ¿Verdad que ambos casos suenan a tortura y a humillación?
Por eso, jamás pierdan de vista la importancia de respetar integralmente a su pareja hasta en lo más mínimo, porque eso puede ser la diferencia de seguir o romper. Se los digo en serio.

Fuente: http://www.publimetro.com.mx/

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

¿Qué es una Parafilia?

¿QUE ES LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR?

¿Debemos pedirles perdón a nuestros hijos?

MI PAREJA ME MIENTE – PAREJAS MENTIROSAS

Deja tu comentario

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María «llora» en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …