Conoce los riesgos de los implantes mamarios

Conoce los riesgos de los implantes mamarios

El implante de senos está entre las cirugías más elegidas por las mujeres en los Estados Unidos. Después de ser madres, muchas eligen esta alternativa para sentirse más sensuales y atractivas y, según la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA), la mayoría de ellas están satisfechas con los resultados de la cirugía. Si tú estás en la disyuntiva, conoce los puntos a tener en cuenta antes de entrar en el quirófano. Y no lo olvides: toda cirugía tiene su riesgo, por lo cual es importante que te tomes el tiempo decidir con calma, para que cada paso del proceso sea afín a tus deseos y expectativas.

Elegir al cirujano ideal. Encontrar un médico adecuado es algo que puede (y debe) llevarte su tiempo. Puede ser un profesional referido por alguien que ha tenido una experiencia exitosa, o también un referente en la materia. Es importante saber qué tasa de operaciones maneja, qué experiencia tiene con los implantes que elijas, y cuál es el porcentaje de complicaciones que ha tenido en sus cirugías. Más allá de esto, procura que sea una persona que te haga sentir contenida y segura.

Habla con otras mujeres. Nadie puede saber lo que implica someterse a una cirugía de implante mamario más que quien ya se ha realizado uno. Busca información de primera fuente. Consulta con las mujeres sobre su experiencia, el resultado, y qué hubieran cambiado de ser posible. También pregúntales sobre secuelas y su experiencia actual en el ejercicio, la vida social, la maternidad y la intimidad. Tendrás medio camino recorrido.

Evalúa tus alternativas. La FDA ha aprobado dos tipos de implantes mamarios en el suelo norteamericano. En primer lugar, los salinos, que están rellenos con una solución de agua salada, cubiertos por una coraza de silicona, y cuya consistencia final es más firme. Luego están los rellenos de gel de silicona, con coraza del mismo material, que al ser viscoso y espeso, imita a la grasa corporal y hace que los senos se vean y sientan más naturales.

Forma y textura. Los implantes están disponibles en diversos tamaños, medibles en centímetros cúbicos. Aquí no confíes en el talle de tu sujetador, y más bien procura que se relacione con tu imagen de feminidad. La forma puede ser redonda (los más utilizados) o en forma de gota (más afín al tamaño real de las mamas). También puedes optar por una superficie lisa o texturizada. La primera no puede colocarse delante del músculo pectoral, por la tendencia a encapsulamiento, algo que ocurre mucho menos en los texturizados, que pueden estar delante o detrás del músculo.

Investiga datos oficiales. Desde la FDA, aconsejan que las mujeres consulten el Sumario de Datos Seguros y Efectivos (SSED). En este documento oficial podrás consultar sobre cada implante, sus características de relleno, aplicaciones, riesgos, advertencias y precauciones. También se incluyen estudios asociados, realizados por la citada institución estatal, y de corresponder, su aprobación final. Tómate al menos una o dos semanas para investigar.

Conoce los riesgos. Los implantes atraviesan numerosos estudios antes de ser aprobados en términos de seguridad y efectividad. Sin embargo, es necesario que conozcas los riesgos que implican. El más frecuente es la contractura capsular, que consiste en el endurecimiento del área de los senos alrededor del implante. Otra es la re-operación, es decir, la necesidad de operaciones quirúrgicas adicionales, que pueden deberse al arrugado del implante, asimetría, cicatrización, dolor e infección en el sitio de la incisión.

Posibles rupturas. Este es el temor más habitual de las mujeres. Si un implante de relleno salino se rompe, se desinfla inmediatamente y la sustancia es absorbida por tu cuerpo sin causar problemas. En cambio, si está relleno de silicona, no es tan fácil de eliminar ni de detectar, por lo cual los médicos recomiendan realizar una resonancia magnética cada dos o tres años. En ambos casos, necesitarás una cirugía para quitar el implante y/o la sustancia.

Reproducción y lactancia. Algunas mujeres han experimentado problemas de reproducción o lactancia luego de la colocación de los implantes. Sin embargo, según la FDA, la evidencia actual no apoya la vinculación de dichos problemas con este tipo de cirugía. Sí se ha detectado una posible asociación de ésta con el desarrollo de un cáncer raro llamado linfoma anaplástico de células grandes (LACG) en mujeres con implantes.

La importancia del control. La FDA recomienda especialmente la necesidad de realizar controles periódicos tras la colocación de implantes mamarios. Esto debes hacerlo tanto si existen algunos síntomas y signos inusuales, pero también como una práctica de control habitual, sin excepción. Además, son importantes los monitoreos para detectar posibles rupturas, desde los tres años después de las cirugías, y cada dos años desde ese momento. Pídele a tu médico que te enseñe a realizar autoexámenes, para estar más segura.

Corta vida. Algo importante que debes saber es que los implantes mamarios no son para toda la vida. Así que, si te colocas un par, considera las posibles complicaciones y cirugías. Es cierto: hay mujeres que mantienen sus originales por 20 o 30 años, pero ciertamente no es lo habitual. En todo caso, si ya te has decidido, lo importante es que tomes conciencia de sus implicancias, y luego que disfrutes de tu renovada feminidad. Ante cualquier duda, consulta con un cirujano certificado.

Fuente: http://mx.mujer.yahoo.com

 PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

IMPLANTES MAMARIOS EN MÉXICO

Denuncia a un policía por romperle un implante mamario

todo lo que hay que saber sobre los implantes mamarios

video: pide limosna semidesnuda para aumentarse los senos

Deja tu comentario

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María «llora» en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …