¿Cuán instrusiva es la nueva tecnología?

¿Cuán instrusiva es la nueva tecnología?

Cuidado, alguien te puede estar siguiendo, alguien invisible e incorpóreo. O mejor dicho, que está en tu bolsillo. Dentro de tu smartphone.

Sí, tu celular, sea de última generación o más antiguo, por las propias características intrínsecas de esa categoría de equipos es una herramienta que eventualmente puede permitir que alguien siga tus pasos mientras tengas en tu poder el móvil.

Recordemos el escándalo que se armó hace dos años cuando los autores de O’Reilly Radar publicaron que el iPhone y la iPad con iOS 4 almacenaban información geolocalizada del equipo (y por supuesto de su poseedor), con la traza y el horario del recorrido. Por supuesto, de esto no sabían nada los dueños del celular, y allí estaba el quid de la cuestión. Una flagrante violación al derecho a la intimidad, aunque Apple anunciara un parche de seguridad para eliminar esta información.

Recordemos que Google Latitude es una función que tienen los smartphones con Android como sistema operativo –aunque también hay versiones para PC y desde hace poco puede instalarse en los iPhone – que nos permite seguir a un usuario determinado, si éste lo acepta, y mostrar su ubicación en la cartografía de Maps. Uno manda la invitación a una dirección de Gmail y, si el propietario de esta cuenta acepta, se establecerá un enlace que hará que uno y otro sepan dónde se encuentra cada uno, de manera bastante exacta si tenemos activo el GPS con el que cuenta el dispositivo. ¿Es invasivo? Tal vez, pero puede llegar a ser muy útil en algunos casos, como para quien esto escribe. Al ser epiléptico, si una crisis se produjera, mi familia se enteraría dónde estoy. Nos sirve, también, para saber dónde están nuestros hijos si salen de noche. Pero, ¿cuándo termina la necesidad y empieza el inmiscuirse en la vida privada de otro?

También está el peligro de que un gobierno, instituciones o particulares sepan dónde estamos. ¿Es posible? Sí, si quisieran. Recordemos que la estructura de la red de conectividad está compuesta por un universo de antenas que mandan y reciben las señales de nuestro equipo. A medida que avanzamos, la antena más cercana va tomando la señal. Pero por medio de esta malla de antenas y triangulaciones, se puede conocer dónde está el celular. Si lo deseara, la compañía telefónica puede saber dónde estamos y pasar esa información a un tercero. Si los sistemas de estas empresas son vulnerados, un fisgón digital podría conocer nuestro paradero.

El tema ha generado preocupación en varios países, como los Estados Unidos. Hace un tiempo, un grupo de representantes demócratas y republicanos presentaron un proyecto de ley para que las fuerzas públicas requieran de una orden judicial para seguir a alguien por medio del GPS.

Si vemos en algunos celulares la función A-GPS significa que poseen un GPS asistido por la confluencia de una red celular. Esto ayuda en el caso de que nos encontremos en un lugar donde la señal de geolocalización es mala, como cuando estamos rodeados de edificios muy altos.

Hay programas y servicios comerciales que permiten rastrear los celulares si son robados o perdidos. Esto ocurriría aunque se cambien el chip de la compañía telefónica. Si esto es así nos da una idea de que la certeza absoluta de intimidad no existe conceptualmente. Aunque desconectemos la señal de GPS.

Fuente: http://mx.noticias.yahoo.com/

PUBLICA GRATIS TU AVISO AQUÍ!!

Los tipos de usuarios de smartphones que existen

Tendencia en smartphones: más grandes y baratos

Los smartphones más parecidos al iPhone 5 de Apple

Regalos navideños: Los mejores smartphones del año

Check Also

Curiosidades: Estatua de la Virgen María "llora" en Israel - Fotos y Vídeo

Curiosidades: Estatua de la Virgen María «llora» en Israel – Fotos y Vídeo

JERUSALÉN.- Cientos de personas han acudido a una pequeña población en el norte de Israel …