Inicio > Curiosidades > Motivos por los cuales en otoño cambia el color de las hojas de los árboles

Motivos por los cuales en otoño cambia el color de las hojas de los árboles

Llega otoño y el verde de los árboles se va esfumando lentamente para dar paso a las tonalidades amarillas, los rojos, los ocres y naranjas. Y para cuando llega el invierno, gran parte de estos árboles ya habrán perdido sus hojas. No obstante, alguna vez nos hemos preguntado, ¿a qué se debe el cambio de coloración? y ¿por qué algunos árboles mantienen su color? Influyen distintos factores pero el principal es la menor disponibilidad de luz solar.

El cambio en los pigmentos

La mayoría de las hojas son de color verde por la presencia de clorofila: es un pigmento que involucra en el proceso de fotosíntesis. Gracias a ello las hojas convierten la luz solar, el CO2 y el agua en azúcares que transitan por el interior de las ramas y las raíces para alimentar al árbol.

Para que la clorofila se desarrolle hace falta temperaturas cálidas y luz solar. Por esto, durante la primavera y el verano este pigmento se descompone y se vuelve a formar. Sin embargo, cuando los días se acortan y las noches son más largas, la producción de esta se detiene, por lo tanto, la planta ya no la produce más. .

Esto ocasiona que eventualmente se quede sin clorofila, es decir, desaparece el color verde. Una vez que el pigmento ya no está, notamos los otros pigmentos que siempre estuvieron allí y que le dan la tonalidad amarilla o naranja a la hoja. La clorofila actúa como una “máscara”.

Por otro lado, los colores rojizos tienen otra explicación. Según Mark Fischetti, editor de la revista Scientific American, explica que a medida que se cierran las venas de las hojas con el inicio del otoño, los azúcares quedan atrapados dentro de ellas. Cuando estos reaccionan con otras sustancias químicas en el interior de la planta, se forman los pigmentos rojos.

Qué hacer con las hojas de otoño

En otoño los árboles pierden sus hojas: esto ocasiona que el suelo se cubra poco a poco de hojas multicolores. Aunque la imagen puede ser bella a simple vista, para otros esto se vuelve un problema. Cuando las hojas caen al suelo y llueve, estas se mojan en el piso, así que resultan peligrosas en los patios, ya que forman una resbaladiza alfombra marrón. Entonces, conviene retirar las hojas de todos los senderos.

Para esto, es recomendable utilizar una sopladora que disponga fuertes corrientes de aire hacia direcciones determinadas, por ejemplo. El motor de algunas sopladoras tienen hasta 434 CFM de potencia, lo que hace útil para mover hojas húmedas y secas sin mucho esfuerzo. De esta manera despejamos el área fácilmente. Pero, específicamente para hojas secas, los rastrillos son los más convenientes. Estos recogen las hojas caídas al suelo, dado que tienen dientes abiertos en forma de abanico y son más comunes.

Una vez recogidas se pueden realizar mil y una actividades con ellas como por ejemplo ramos de flores secas, un herbario, muñeco espantapájaros, adornos de navidad, manualidades, e incluso como abono natural.

Te puede interesar >>>

Las ventajas de comprar un coche usado

Las decisiones financieras inteligentes pueden hacer que las personas tengan un mejor equilibrio en su …