Las historias más inverosímiles de ganadores de la lotería

Las historias más inverosímiles de ganadores de la lotería

Ganar la lotería es el sueño de muchos, pero son pocos los afortunados. Es por este motivo que, si de repente nos diesen la noticia de haber ganado un premio millonario, probablemente nuestra reacción sería muy distinta a lo que habíamos planeado. Todos deseamos ganar y entrar en las listas de los más ricos, pero nos cuesta imaginar la situación concreta en la que tenemos que tomar decisiones. Y así se producen situaciones insólitas, algunas de las cuales hemos reunido a continuación:

El olvidadizo británico Derek Ladner participó dos veces en el mismo sorteo, con los mismos números, ya que siempre jugaba esa combinación. El motivo de participar dos veces es que olvidó que ya había jugado y volvió a hacerlo. El resultado fue que ganó el premio, y al tener dos boletos, lo ganó por partida doble. En total, ganó 1,5 millones de dólares.

La solidaria pareja formada por Allen y Violeta Large se convirtieron en un auténtico viral cuando decidieron donar el premio íntegro de 11,2 millones de dólares ganados en la lotería de Canadá. Alegando su avanzada edad, decidieron regalar el dinero a quien lo necesitase más que ellos, a pesar de que ella se encontraba enferma de cáncer y podía haberlo invertido en su tratamiento. Desgraciadamente, dieron sin querer lugar al comienzo de un bulo de internet en el que algunos ciberdelincuentes enviaban emails (y aún hoy sigue sucediendo) haciéndose pasar por ellos y ofreciendo dinero regalado, para lo que pedían los datos bancarios a las personas más necesitadas y robaban el poco dinero que tenían estos ingenuos individuos.

El barrendero Michael Carrol se hizo famoso por batir el récord, no por ganar el premio más grande en la lotería, sino por conseguir dilapidarlo en el menor tiempo posible: 15 millones de euros en 7 años. Si bien al principio gastaba en regalos a un ritmo coherente, después pasó a consumir drogas y a contratar prostitutas a diario, quedando completamente arruinado, y debiendo volver, por necesidad, a su antiguo trabajo como barrendero.

Los recién casados David Long y Kathleen MacKenzie dieron por hecho que su boleto de EuroMillones no sería premiado y lo tiraron antes de tiempo a la basura. Sin embargo, descubrieron ser los ganadores de 100 millones de euros, a tiempo de buscar en su basura y recuperar el boleto, que sin duda les ayudo a comenzar su matrimonio de manera próspera.

El ganador del premio más grande de la historia de las loterías también tiene una historia curiosa detrás. Si bien nunca ha revelado su identidad, lo que sí comentó es que fue un acto de cortesía lo que le llevó a obtener el premio más grande de MegaMilliions: 1,53 billones de dólares, sólo superado por un premio de PowerBall pero que tuvieron que repartirse entre tres jugadores coincidentes en la combinación. Este anónimo sujeto dejó pasar a otra persona en la cola para comprar el boleto, y achaca a este acto de generosidad la bendición de llevarse un premio que hasta la fecha nunca ha sido superado.

El australiano que perdió su empleo por los recortes frente a la pandemia del Covid-19 marchaba preocupado a su casa pensando cómo decirle a su familia que pasarían verdaderas dificultades económicas, pero decidió comprar, como siempre hacía, un boleto de lotería. Casualmente, al día siguiente descubrió que acababa de ganar un premio de 3 millones de dólares, suficiente para afrontar pagos pendientes y reiniciar su vida con algo más de comodidad.

La joven de 18 años Charlie Lagarde decidió auto-regalarse por su mayoría de edad un boleto de rasca y gana en su cumpleaños. Primera jugada, y un regalo para toda su vida, pues el premio consistía en una paga de 1000 dólares canadienses semanales de por vida. Sin duda alguna, nació con estrella.

Te puede interesar >>>

Parque industrial: una vía de crecimiento y desarrollo

Parque industrial: una vía de crecimiento y desarrollo

Uno de los temas que está a la palestra es el nuevo planteamiento del parque …