5 consejos para emplatar tu cena mexicana saludable

5 consejos para emplatar tu cena mexicana saludable

La presentación de una comida es una de las formas más simples de hacerla apetitosa. Por más sabrosa que esté una determinada preparación, si no se sirve con esmero y detalle, esta podría no tener el resultado que se busca entre los comensales. Esto es así, sobre todo al momento de emplatar comida saludable y hoy vamos a ver 5 consejos para tener éxito en esta tarea.

La preparación de un buen plato de comida engloba muchos aspectos, desde la propia idea hasta el momento en el que el plato se coloca en la mesa, se cumple un proceso donde nada debería fallar. Sin embargo, si se ha hecho todo bien y no se pone el suficiente esmero para emplatar, el esfuerzo no valdrá la pena.

La buena noticia es que una cena mexicana se caracteriza por la presencia de sabores y de colores que la hacen atractiva a simple vista, por lo que conseguir el objetivo de que se vea bien en el plato no dará mayor problema. Lo ideal es ir probando diversas formas de hacerlo hasta dar con la más idónea en cada caso.

Dedicarle tiempo

El primer consejo es dedicar el tiempo que sea necesario para que el plato de cena luzca apetecible. Es un hecho que haciendo las cosas muy de prisa será casi imposible lograr que todo luzca en su justo lugar. Es importante conseguir que cada alimento de los platillos caseros esté en la posición correcta.

La media que podría tomar un buen emplatado, sin práctica, es de 5 a 10 minutos. Pero a medida que se vayan reuniendo conocimientos y técnicas, este tiempo se verá reducido y los resultados seguirán siendo muy buenos.

Contrastar colores

Jugar con los colores es muy relevante para conseguir que todo luzca bonito y llame la atención de los comensales. Un plato que destaque un solo color o que se vea opaco no se robará el corazón de nadie y eso es algo que se debe evitar. Un buen truco en este punto es tener siempre alguna hierba fresca para esparcir sobre la receta terminada, ya que aportará color y sabor.

Tener curiosidad

La curiosidad se podría considerar como una virtud al trabajar con los platillos sanos, porque busca precisamente darle vida a algo que parece aburrido a primera vista. De esta manera, la curiosidad permitirá ir más allá, realizando nuevas combinaciones y buscando inspiración en expertos que puedan transmitir parte de sus conocimientos.

En la actualidad, cumplir con este consejo es algo muy fácil, ya que a través de las redes sociales es posible obtener múltiples ideas para replicar en casa con los propios platillos caseros.

Complementar sabores

El emplatado debe verse bien y a la vez debe ser funcional. Esto quiere decir que permita que los sabores se compenetren entre sí para lograr una explosión de sabor. En México es común apoyarse en productos como los de Knorr que ayudan a mantener vivos los sabores de cualquier preparación. Gracias a su amplio catálogo de productos será posible seleccionar el ideal para que cualquier preparación quede sana y muy deliciosa.

Mantener todo limpio

Por último, hay que estar atentos a que el plato se vea limpio y ordenado. Esto quiere decir que no haya líquidos derramados, excesiva cantidad de algún alimento o desproporción entre todo lo que se sirva en el plato. Un plato que se ve limpio y minimalista es el resultado de todos los puntos anteriores. Se nota que se le ha dedicado tiempo, que se contrastan colores, que hay curiosidad y que los sabores se complementan bien entre sí.

La cocina es una materia pendiente para muchas personas en el mundo. Eso no quiere decir que sea tarde para ponerse en acción y lograr que los platillos caseros luzcan tan bien como si se hubiesen preparado en uno de los mejores restaurantes que existen en el mundo.

Te puede interesar >>>

Ventajas que ofrece una escuela secundaria con tecnología y métodos de enseñanza innovadores

Ventajas que ofrece una escuela secundaria con tecnología y métodos de enseñanza innovadores

La educación secundaria constituye la etapa que precede a la educación primaria. Es considerada uno …