Inicio > Destacadas > ¿Qué es lo que afecta al sueño?

¿Qué es lo que afecta al sueño?

El buen dormir más que un placer es una necesidad presente en todo ser humano. Desgraciadamente son muchas las personas que no pueden obtener un descanso adecuado debido a múltiples factores, que a grandes rasgos se clasifican en: problemas de origen neurológico y los problemas de origen respiratorio, los cuales resultan ser los más comunes hoy en día.

Sin embargo, gracias a los avances de la medicina moderna se han desarrollado distintas técnicas terapéuticas destinadas a solucionar y prevenir las dificultades concernientes al ciclo del sueño, las cuales son efectuadas en centros médicos e instituciones científicas especializados en el área.

Trastornos del sueño con origen neurológico

Las patologías que afectan el sueño no siempre deben producir la falta de éste, en muchos casos esta clase de trastornos dan pie a una somnolencia diurna realmente excesiva, como es el caso de la conocida narcolepsia, cuyos efectos pueden ser fácilmente tratados en una clínica del sueño.

La narcolepsia es un trastorno del sueño que no solo causa estados de somnolencia exagerados, también se acompaña de cataplejias, es decir, pequeñas crisis de hipotonía muscular. Es importante señalar que ciertamente existe un factor genético de peso que contribuye a sufrir de narcolepsia, ya que en la mayoría de los casos son varios los miembros de un mismo grupo familiar que la presentan al mismo tiempo.

Como ya se expuso anteriormente, se caracteriza por producir somnolencia excesiva durante el día, aunque no de manera continua. Estos episodios de diversa duración (horas o minutos) puede ocurrir en ocasiones simples, por ejemplo, viendo televisión, o en situaciones un poco más complejas como durante el transcurso de una comida, lo que es considerado como el problema número uno de casi todos los pacientes.

Las crisis de hipotonía muscular también forma parte de la clínica clásica de la narcolepsia, consisten en momentos de disminución abrupta del tono muscular sin estar acompañado de alteraciones en el estado de conciencia, ante situaciones de alto estrés. Otros de los signos y síntomas que conforman el cuadro de narcolepsia son: las alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas que suelen suceder en medio del sueño y la vigilia, las parálisis del sueño, el sueño fragmentado, las parasomnias, visión borrosa, sensación de fatiga crónica, conducta automática y trastornos de alimentación.

Por otro lado, se debe hacer mención a los trastornos del sueño de origen psicológico como el insomnio crónico y la alteración del ritmo sueño-vigilia que normalmente son resultado de un estado de estrés y/o ansiedad alargado en el tiempo.

Trastornos del sueño con origen respiratorio

La apnea del sueño junto con la roncopatía son las enfermedades del sueño con origen respiratorios más frecuentes a nivel mundial.

La apnea del sueño es conocida por su alta incidencia de casi un 25? la población adulta europea. Dicha patología no es más que rápidas interrupciones del sueño durante la noche, el riesgo que conlleva aumenta cuando las pausas se extienden por más de diez segundos, con una frecuencia de aparición mayor a cinco veces por hora. Es de vital importancia no confundir la apnea del sueño con los paros cardiorrespiratorios, dado que en el primero el corazón nunca deja de funcionar.

Los episodios de apnea debido a su poca duración no suelen ser recordados al momento de despertar, no obstante la persona que lo padece constantemente refiere sentirse cansado, con dolores de cabeza y con la cavidad oral extrañamente seca que se agudiza en horas de la mañana y mejora en la tarde/noche.

Mientras que la roncopatía crónica se rige bajo la definición de varios grados de obstrucción parcial de las vías respiratorias superiores. El ronquido simple es el grado de obstrucción más ligero y se refiere al sonido generado por el aire al pasar la luz estrecha de las vías respiratorias cuando el nivel de obstrucción es visiblemente más severo. Además de producir el síndrome de apnea obstructiva del sueño, también desemboca en una marcada disminución de oxígeno en la circulación del paciente.

El aumento del grosor de las paredes de la vía aérea junto con las obstrucciones nasales causadas por desviación del tabique nasal o bien por pólipos ubicados en la nariz, engrosamiento de las amígdalas, la lengua o cualquier otra alteración en la anatomía, conduce a un inminente estrechamiento del conducto por donde circula el aire, propiciando el ronquido.

Te puede interesar >>>

Cómo aprovechar el Buen Fin para ahorrar en viajes

El famoso Buen Fin es una fecha especial en donde diferentes agencias de viajes, aerolíneas, …