Anuncios Gratis    │   Noticias & Actualidad   │   Contacto

 

Sites Mexico - Notas & Noticias Destacadas e interesantes

 

¿CÓMO ENFRENTAR UN DUELO CON NIÑOS?

Pese a que la muerte es algo natural y es un destino al que tarde o temprano todos debemos enfrentarnos, hablar de ella es difícil. Y más aún con un niño

No saber qué decirle a los pequeños tras la partida de un ser querido, hace que muchas veces los adultos utilicen metáforas para hacerles entender la situación. Pero ¿es eso lo mejor?

La psicóloga del Programa Contigo de Parque del Recuerdo, Amparo Marín Prieto, asegura que “no sólo en el duelo en la infancia, en realidad en la vida, es deseable tratar con la verdad por muy dolorosa que esta sea, aunque los niños no lo entiendan, y esto vale especialmente en las muertes por accidentes en que, en general, se tiende a ocultar la situación de la muerte a los niños, aunque ellos siempre saben, y lo complicado de mentirles es que van a perder la confianza cuando más necesitan confiar en sus adultos significativos que son sus referentes afectivos. Se debe tratar con honestidad y transparencia estas cosas con los niños pequeños”.

Asimismo, la profesional aconseja tener en cuenta un factor muy relevante a la hora de aclarar dudas en los más pequeños. “Es importante siempre decir la verdad, pero dando espacio para que surjan en él las dualidades del tipo de pensamiento que posee. Los niños pequeños tienen una modalidad de pensamiento mágico, que es seguido, más adelante, por un tipo de pensamiento concreto. Recién en la adolescencia tenemos acceso al pensamiento abstracto, que es el que nos permite pensar ideas y elaborar pensamientos complejos. Como los niños pequeños tienen pensamiento mágico, oscila la mente entre la fantasía y la realidad, se debe dejar que el niño mantenga la fantasía por un tiempo prudente hasta que su mente acepte la ausencia del ser querido”.

Si el niño no es demasiado pequeño las condiciones se irán dando para que empiece a desarrollar su propio proceso de duelo. “Tanto los chicos como los grandes, usamos defensas síquicas frente al dolor, como la negación, la proyección y la sublimación. En los niños las defensas son más débiles, muchas veces los niños extrañan y hablan como si entendieran profundamente que la persona no va a estar más, que no va a volver, pero no hay que engañarse, junto con eso está el pensamiento mágico de que va a aparecer”, aclara Marín.

Un factor imprescindible en el duelo en la infancia, es la disponibilidad de un adulto cercano  que lo pueda sostener emocionalmente, “un abuelo, una tía o una amiga de los padres, porque normalmente estos están devastados por la pérdida de su hijo o pareja, y el niño queda solo con sus interrogantes y desconcierto”.

Empezar el Duelo

No hay que asustarse con los cambios que puedan experimentar los menores durante el proceso de duelo, que es propio de cada persona y por lo tanto, incomparable. “Van a haber consecuencias negativas transitorias en el funcionamiento de los niños y adolescentes, especialmente en la  personalidad de ellos; por ejemplo, pérdida de interés en el mundo externo; disminución de funciones síquicas que tenían antes de empezar este sufrimiento. Estados depresivos en los que se pueden observar fenómenos regresivos, donde pierden funciones del desarrollo ya adquiridas; por ejemplo, un niño pequeño que ya controlaba esfínter, frente a la muerte de uno o ambos padres o de un hermano, puede volver a necesitar pañales”, explica la especialista.

Sin embargo, es importante saber que no sólo en los pequeños puede haber este tipo de regresión. “A veces los adolescentes pierden funciones de autonomía que se habían logrado. Un joven que transitaban por la ciudad solo, frente a la pérdida de uno o ambos padres, especialmente, vuelven a ser dependientes y más chicos; o al revés, comienzan con conductas impulsivas que los ponen en riesgo”, afirma.

Este tipo de conductas deben siempre ser tomadas en cuenta pues la psicóloga asegura que el origen es la imposibilidad de sentir el dolor y la pena por la pérdida. “Sucede a veces en la muerte de un hermano, que es tal el dolor del padre y de la madre, que ese niño o joven, no se atreve a manifestar su pena y dolor por no causarle más pena a sus padres, y se pone en riesgo al no poder tramitar sus emociones directamente”.

La recomendación es clara: evitar otros duelos. Esto quiere decir tratar de impedir cambios de casa o escuela, incluso evitar los viajes. “Cuando se quiere cambiar algo del mundo externo, frente al dolor que se siente, lo que se logra en realidad es lo opuesto de lo que se persigue, la mayor parte de las veces es más perturbador que ayudador para los miembros de la familia. Hay que quedarse donde uno está, en su lugar familiar e íntimo, con los que a uno lo quieren porque así es más fácil transitar por el dolor y la pena”, recomienda Marín.

Fuente

VER MÁS SOBRE DUELOS AQUÍ

SUICIDIO ADOLESCENTE EN MEXICO

DUELO PATOLÓGICO- SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

¿QUÉ PODEMOS HACER POR UN VIUDO/A?

DUELO EN MEXICO

MEXICO TRINIDAD Y TOBAGO HOY DUELO A MUERTE

DUELO, MUERTE Y MELANCOLÍA EN MEXICO

TRASTORNOS AFECTIVOS EN MEXICO

CENTROS Y CLÍNICAS DE PSICOLOGÍA EN MEXICO

ALGUIEN QUIERE LO QUE TU TIENES, ALGUIEN TIENE LO QUE TU QUIERES.

- Como vender por Internet   - Como comprar por Internet

- Guías de compras (Lo que debes saber antes de comprar)

 

Noticias destacadas

 
 
 

 

 

 

Home   |   Como incluir un Sitio aquí   |   Directorio Web   |   Publicidad / Contacto   |   Anuncios gratis en México

© Copyright 2019 Sites México .com | Permitido el uso del contenido citando la fuente.