Sites Mexico - Notas & Noticias Destacadas e interesantes


¿LOS HOMBRES TIENEN MIEDO A LAS MUJERES EN LA CAMA? 

Habíamos dado por hecho que ellos siempre tenían deseo sexual y tal vez era uno de tantos mitos. Pero algo está ocurriendo con la generación de los treinta y los cuarenta y tantos. Desde que nosotras hemos tomado las riendas de nuestro placer y la iniciativa en la cama, muchos hombres parecen sentirse intimidados. Una sexóloga nos ayuda a entender por qué.

Paula es estilista, tiene 37 años y una pareja estable desde hace casi dos años con la que nunca ha tenido un sexo "para tirar cohetes". "Cuando le conocí parecía un hombre experimentado, de hecho, tenía fama de conquistador", cuenta Paula. "No me importó, yo también tenía un pasado sentimental y sólo quería disfrutar de un buen amante... pero me llevé una gran decepción, él actuaba como en una película X: muchas ‘repeticiones’ pero muy poco savoire faire". "La primera noche que estuve con él le dije que me dejara hacer a mí, que necesitaba otro ritmo y otras cosas… y ahí empezaron los problemas de erección y de libido, problemas que aún estamos intentando solucionar y que a mí me han afectado a la autoestima".

Pero Paula no es la única mujer de treinta y tantos con una pareja poco activa sexualmente. Varias de sus amigas y bastantes conocidas podrían contar una historia similar: hombres con poco e incluso inexistente apetito sexual antes de los 40, problemas de erección, falta de iniciativa, prejuicios frente a nuevas prácticas o juegos sexuales…

¿Les intimidamos en la cama y fuera de ella? ¿Llevan mal que sepamos más sobre sexo? ¿Ellos necesitarían, como decía la escritora Marian Keyes ("Sushi para principiantes"), a una mujer que ya no existe y nosotras a un hombre que ya no existe? Marta Ibáñez, sexóloga de la boutique erótica femenina Los Placeres de Lola, nos ayuda a entender qué está ocurriendo entre hombres y mujeres en la cama.

Falta de deseo

La idea que todos teníamos acerca de los hombres, las mujeres y el sexo, era que a ellos siempre les apetecían y tenían que perseguirnos para conseguirlo, ya que nosotras teníamos mucho menos apetito sexual. Nosotras nos inventábamos excusas como el típico dolor de cabeza y les teníamos a nuestros pies gracias al sexo, nos sentíamos siempre deseadas y ellos no parecían molestarse por nuestras negativas. Pero las cosas han cambiado bastante de un tiempo a esta parte, concretamente, desde que las mujeres han tomado las riendas de su vida, su economía y su placer.

"Existe el mito de que al hombre siempre le apetece el sexo y no es cierto, ellos también se ven afectados por el ¿LOS HOMBRES TIENEN MIEDO A LAS MUJERES EN LA CAMA? cansancio, el estrés o los problemas de pareja", dice Marta Ibáñez. "Hace unos años la mujer no podía expresar su deseo sexual, se limitaba a aceptar o rechazar las propuestas de sexo del hombre", afirma. "Ahora ellas han tomado las riendas de su sexualidad, desean y lo expresan, lo que puede coincidir con uno de esos momentos de libido baja de su pareja". Entonces, ¿es que antes no nos enterábamos de que ellos también pasaban períodos de inapetencia porque eran los que marcaban el tempo del sexo?

"Hombres y mujeres cargan con ese mito, así que cuando un hombre rechaza sexo, se preocupa pensando que le pasa algo raro, y la mujer siente herida su autoestima y hasta pone en entredicho la relación", afirma la sexóloga.

Nuestra autoestima

"Nunca me había ocurrido algo así -cuenta Paula-, siempre me he sentido deseada por todos mis novios, era yo la que les decía que no, incluso me sentía agobiada por sus excesivas peticiones de sexo, hasta que conocí a mi pareja". "Estoy muy enamorada de él y siento que él también lo está de mí, por eso he aguantado, pero no está siento fácil aceptar que no tenga el mismo deseo que yo, no puedo evitar sentir que es porque no le gusto lo suficiente físicamente, hasta me he planteado hacerme un aumento de pecho…”, afirma,

Según la sexóloga, "las mujeres vinculamos muy fuertemente el sexo y el afecto”. “Cuando hay un problema sexual, generalmente lo achacamos a que algo no funciona en la relación y se refleja en el sexo”, dice la sexóloga. “Nos sentimos poco deseadas pero, sobre todo, poco queridas”. “Ellos lo separan y esto se nota en que, cuando es la mujer la que tiene la disfunción, el hombre lo lleva mucho mejor”, afirma.

¿Les damos miedo?

Paula continúa, frente a un café, sincerándose sobre sus problemas de pareja. “Aunque durante mucho tiempo me he sentido insegura en la cama, ahora me doy cuenta que seguramente es él quien se siente peor, ya que desde la primera vez que tuvimos sexo cuestioné su actuación". “A él le cuesta mucho hablar del tema, siempre soy yo quien lo saca, y siempre dice que tal vez tiene algo baja la libido, que no es por mí; sólo una vez ha reconocido sentirse inseguro conmigo en la cama". "Pero nunca habla de la posibilidad de pedir ayuda, de aprender juntos nuevas cosas, de interesarse por lo que yo quiero o necesito, y ya estoy harta de ser siempre yo la que toma la iniciativa y de sentir que no tenemos más sexo porque no le gusto o no hay química", añade.

"En general, hombres y mujeres cargamos con una educación sexual pésima, llena de mitos", dice la sexóloga. "El de la mujer sumisa, ‘recatadita’ y que no toma el papel activo en la cama todavía nos ronda". "Aunque cada vez menos, una mujer activa, que expresa su deseo sexual y sabe lo que quiere en la cama asusta a muchos hombres", añade.

¿Somos más exigentes?

"Gracias a mi primer vibrador redescubrí me sexualidad, conseguí darme cuenta de que podía llegar de diferentes formas al orgasmo y aprendí a no sentirme culpable por disfrutar a solas", nos cuenta Paula. "Desde entonces, tanto a mis amigas como a mí, nos encanta probar juguetes nuevos, nos contamos qué tal funciona éste o el otro, nos vamos de sexshopping". "Cuando conocí a mi pareja, como era un hombre de cierta edad y muy viajado, pensé que estaría muy puesto en este tema, y resulta que no había visto un vibrador en persona en su vida", dice.

¿Nos hemos vuelto entonces más exigentes que ellos en la cama, buscamos más la novedad? ¿Seguimos siendo las mujeres las que compramos los juguetes eróticos para probarlos con ellos?

Según la sexóloga de Los Placeres de Lola "somos más exigentes porque somos más difíciles de complacer, fisiológicamente nuestro orgasmo es más complicado de conocer y satisfacer". "Además, el sexo es el momento de intimidad y comunicación con nuestra pareja, probar cosas nuevas en la cama implica alcanzar un nuevo nivel de complicidad", añade.

Miedo a no dar la talla

Hablando con nosotras, Paula se pregunta si en el fondo, lo que le pasará a su pareja es puro miedo a no dar la talla. "A lo mejor que yo tomara la iniciativa, que le insinuara que tenía algunas cosas que aprender y que me sorprendiera que no hubiera probado ciertas cosas, le ha llevado a tener el listón demasiado alto conmigo, a bloquearse y a no tener ganas de hacerlo por no enfrentarse ‘al momento X’", dice.

"Desde luego, contesta la sexóloga, el miedo ‘a no dar la talla’ es muy frecuente en los hombres". "Si se encuentran con una mujer que consideran más experta ese miedo puede influir en la relación sexual", afirma." También nos ocurre a las mujeres, pero digamos que nuestros miedos tienen efectos menos visibles", añade.

Cómo ayudarles

Igual que sus amigas, Paula ha pasado por ‘todas las fases’: "comprarme todo tipo de lencería sexy, probar con juguetes para él, atacarle yo, hacerme la inapetente para ver cómo reaccionaba, hablar, animarle e intentar subirle el ego después de cada relación, enfadarme y quejarme por hacer yo casi todo, contarle lo mal que me siento como mujer…".

Según Marta Ibáñez, "es importante que cada miembro de la pareja se responsabilice de su placer, sepa cómo alcanzarlo y se lo comunique a su pareja". "No podemos poner el peso de la relación sexual en la capacidad masculina para adivinarnos la mente", afirma". "Si nos centramos en nuestro placer y ellos en el suyo, haciéndonos cómplices para lograrlo, el sexo se libera de muchas cargas que pueden afectar a la libido". ¿LOS HOMBRES TIENEN MIEDO A LAS MUJERES EN LA CAMA?

"Si nuestra pareja pasa por un momento de falta de deseo, lo mejor es no presionar, preguntarnos si pasa por un momento estresante y, si podemos, ayudarle a superarlo", recomienda la sexóloga. "A veces la falta de deseo viene porque hay una disfunción sexual que impide que la relación se desarrolle satisfactoriamente, en ese caso, siempre hay que acudir a un terapeuta sexual".

¿Es sólo nuestra generación?

"Cuando era jovencita, los chicos estaban obsesionados con el sexo y nosotras teníamos que quitárnoslos de encima, dice Paula. "Ahora que nos apetece a nosotras, que sabemos lo que queremos en la cama, cómo conseguirlo y no nos da corte decirlo, parece que a ellos ha dejado de interesarles", concluye.

Cada vez son más las mujeres de entre 30 y 40 que se atreven a contar que se sienten frustradas e incluso buscan amantes porque sus parejas casi nunca tienen ganas. ¿Es un problema de nuestra generación, es que no han asimilado ellos bien nuestra nueva forma der ser respecto al sexo? ¿Es mejor que sigamos haciéndonos las tontas y aguantarnos si no nos satisfacen? A lo mejor es que antes ellos parecían muy buenos amantes porque las mujeres sabían poco sobre sexo y ellos menos aún sobre sexualidad femenina…

"A esas edades es precisamente cuando las mujeres saben lo que quieren y cómo lo quieren, es posible que exijan más a sus parejas en la cama y eso les intimide", dice la sexóloga. "Pero puede haber otros factores que afecten a su deseo, exactamente igual que a las mujeres: desde preocupaciones a alteraciones hormonales", explica.

"No creo que antes los hombres fuesen mejores amantes, ahora al menos cuentan con información y las mujeres hablamos de sexo", dice Marta. "Nunca hay que callarse si no gusta la manera en que se hace algo en la cama, de hecho, lo mejor es decir qué queremos". "Puede que al principio algunos hombres se sientan intimidados, pero el buen sexo compensa todo eso y en poco tiempo estarán encantados", añade optimista.

Según esta experta, las cosas no se van a solucionar diciéndoles que no son buenos amantes. "Nosotras podemos pensarlo, pero otras chicas lo habrán disfrutado, cada mujer es un mundo, ¡como ellos!", dice. "Lo mejor es corregir las pequeñas cosas que no nos gustan, guiar y reforzar positivamente todo lo que se hace bien", recomienda.

Cine x, ¿una mala influencia?

Paula nos comentaba durante nuestra charla, y es algo que todas hemos hablado alguna vez con nuestras amigas, que algunos hombres se comportan en el sexo como si fueran actores de cine X, centrándose casi exclusivamente en el coito. ¿Tanto daño les ha hecho este género?

"¡Mucho!", dice la sexóloga. "En las películas porno se da una imagen del sexo muy genitalizada y, sobre todo, muy centrada en el pene". "A los hombres les gusta pensar que su pene es la fuente de todo el placer, pero no es cierto". "Por ejemplo, muy pocas mujeres llegar al orgasmo sólo con la estimulación vaginal", dice. "Si hacen exactamente lo que ven en una película porno seguramente nos quedemos como hemos empezado…".

No podemos estar más de acuerdo con la sexóloga… Fuente

Compartir este articulo :

 

VER SEXUALIDAD AQUÍ

EL SEXO MEJORA EL CORAZON

TÁCTICAS PARA TENER SEXO INOLVIDABLE

BEBER EN EXCESO Y TENER SEXO HACE DAÑO

COMO ES EN EL SEXO CADA SIGNO DEL ZODIACO

ALGUIEN QUIERE LO QUE TU TIENES, ALGUIEN TIENE LO QUE TU QUIERES.

- Como vender por Internet   - Como comprar por Internet

- Guías de compras (Lo que debes saber antes de comprar)