Sites Mexico - Notas & Noticias Destacadas e interesantes


¿LOS CRIMINALES NACEN O SE HACEN? 

¿La conducta criminal está en la biología, en la mente o la sociedad la incuba? Distintas ciencias aportan pistas para aclarar este dilema

MÉXICO, D.F.- Siglo 1: Nerón comete toda clase de abusos y asesinatos e incendia Roma. Siglo 4: Atila al mando de los hunos roba y mata poblados enteros desde Mongolia hasta Rusia. Siglo 16: la condesa húngara Báthory es acusada de asesinar a 600 jovencitas para bañarse en su sangre.

Siglos 20 y 21, asesinos en serie como Charles Manson (EU), “El Mochaorejas” y “La mataviejitas”, en México, se vuelven célebres por los métodos utilizados para torturar y ejecutar a sus víctimas. La conducta criminal, presente en todas las épocas y sociedades, también ha sido un enigma para los estudiosos del hombre y la sociedad.

¿Los criminales nacen o se hacen? ¿Actúan por voluntad o sólo responden a la influencia de factores bioquímicos internos o factores externos condicionantes? ¿Hay trastornos mentales que los induzcan a obrar así? La reflexión sobre estas interrogantes ya estaba presente en Grecia y Roma antiguas.

¿Nacidos para delinquir?

“Desde las primeras observaciones de los griegos ya se distinguían rasgos conductuales como la agresión, que estaba presente en un carácter descrito como colérico”, explica el neurocientífico Oscar Galicia, de la Universidad Iberoamericana (UIA). “En esa época se pensaba que el carácter estaba determinado por ciertos humores que circulaban en los ventrículos cerebrales”.

Siglos después de los griegos, que basaban sus asociaciones entre conducta delictiva y rasgos corporales en la mencionada teoría de los humores (colérico, melancólico, sanguíneo y flemático) diversas escuelas de pensamiento en Europa, guiadas por la sociología y la antropología entre otras materias, establecieron las bases de lo que más tarde se convertiría en la criminología.

Una de las primeras corrientes, llamada clásica, surgió en el siglo 18. Sostenía que el ser humano, como poseedor de libre albedrío, era capaz de elegir si violaba el orden establecido o asumía las normas sociales a partir de la valoración de las consecuencias de sus actos. La severidad de las penas por los delitos sería un elemento de disuasión.

Un siglo después, la denominada escuela positivista propuso que no era la voluntad, sino influencias internas y externas fuera del control individual, los factores determinantes de la conducta delictiva. Una de las figuras más conocidas de esta escuela fue el italiano Cesare Lombroso. Él propuso que ciertos rasgos fisiológicos, como las dimensiones de la mandíbula, eran indicativos de tendencias criminales atávicas.

El factor social

Esta corriente positivista, que quería fundar en hechos observables sus tesis, tuvo otras variantes que ponderaban el peso de factores sociales (Alexandre Lacassange, Francia).

Luego, en el siglo 20, académicos de la Universidad de Chicago postularon que el crecimiento de anillos marginados conducía a la desorganización social, el caldo de cultivo del delito.¿LOS CRIMINALES NACEN O SE HACEN?

Las visiones deterministas como la biológica de Lombroso y sus variantes ya están superadas y se consideran pseudocientíficas. Hoy los estudiosos reconocen que en la génesis del crimen confluyen aspectos biológicos como desórdenes cerebrales, influencias del entorno, alteraciones psicológicas y, desde luego, el marco legal y la eficacia con la cual es aplicado el castigo.

“La criminalidad es un fenómeno muy complejo que puede darse por diversas razones: trastornos mentales, pobreza extrema o desempleo, venganza, avaricia, entre otras”, considera el doctor en derecho Juan Federico Arriola. Añade que en esta área ha habido avances biológicos médicos, sociológicos y jurídicos.

La cancelación de la lobotomía (destrucción de lóbulos cerebrales, supuestamente para curar trastornos de personalidad) la abolición formal y material de la pena de muerte —de la que México es partícipe— así como los avances médicos en el estudio del cerebro son las mayores aportaciones que se han incorporado recientemente a la criminología”, añade el académico de la UIA.

“Hoy el análisis criminológico sobre la agresividad está más basado en los conocimientos sobre cómo se regula la agresión en los seres humanos u otras especies”, dice el doctor Galicia, quien distingue entre la conducta agresiva, que contribuye a la supervivencia de la especie, y la violencia, cuyo único fin es la destrucción del otro. Este extremo irracional es el que se observa en los seres humanos.

Bajo la lupa de la ciencia

Como en los relatos detectivescos de Arthur Conan Doyle, la lupa de la ciencia está detrás de la moderna investigación de la conducta criminal. Y a diferencia de las primeras aproximaciones, hoy se fundamenta en evidencias y en las aportaciones de otras disciplinas como sociología, antropología, biología y medicina, entre otras.

“Hoy en día, cuando los altos índices de criminalidad y una mayor violencia exigen nuevas y más efectivas estrategias para combatir tan graves problemas sociales, el avance de la ciencia en general y de la criminalística, en particular, proporciona múltiples recursos que deben aprovecharse al máximo”, escribe Rafael Moreno G. en su libro “Los Indicios Biológicos del Delito”.

Entre esos recursos figuran escáneres para visualizar el cerebro, herramientas de procesamiento de datos de la estadística, así como el análisis de evidencias acústicas o físicas como conversaciones, huellas, rastros de sangre e incluso del material genético (ADN).

Otro avance importante es que los muestreos y encuestas permiten una mejor aproximación a la dimensión de la violencia, que no sólo es la de tipo físico que se ve en las calles, sino la que prevalece al interior de los hogares y que se expresa en maltrato psicológico, abuso sexual o abandono.

El Crimen dentro del arte

Obras clásicas de todas las corrientes y épocas reflejan el crimen y sus consecuencias.

 La Biblia. Contiene abundantes referencias a crímenes, como el asesinato de Abel por Caín.

 Edipo Rey. En la tragedia de Sófocles el protagonista cumple su destino y comete parricidio e incesto.

 Ricardo III. El drama de Shakespeare relata las intrigas del asesino y usurpador del trono inglés.

 Hamlet. Otra obra de Shakespeare. Trata el dilema humano entre la venganza y la ley.

 La Divina Comedia. Dante Alighieri plantea en “El Infierno” una alegoría sobre crimen, castigo y redención.

 Sherlock Holmes. El detective de Conan Doyle protagoniza novelas y relatos del escritor escocés.

 Auguste Dupin. Otro detective ficticio. Aparece en “Asesinatos de la calle Morgue”, de Edgar Allan Poe.

 El Nombre de la Rosa. Umberto Eco narra en esta novela cómo se resuelve una serie de homicidios en una abadía italiana.

 Crimen y castigo. Fiódor Dostoievski se adentra en la mente del estudiante homicida Raskólnikov.

 Bandidos de Río Frío. Novela costumbrista de Manuel Payno. Retrata personajes de todos los estratos, incluidos los ladrones.

 A Sangre Fría. Truman Capote cuenta en esta novela el brutal asesinato de una familia en Kansas. Fuente

Comparte este articulo : Compartir en Facebook  /  

¿QUÉ ES LA FAMILIA MICHOACANA?

TEPITO: SER CRIMINAL A LOS 13 AÑOS

¿QUÉ NIÑOS PUEDEN SER CRIMINALES DE GRANDE?

HISTORIA DE NAZARIO MORENO GONZÁLEZ, ALIAS 'EL CHAYO'

DETIENEN A 23 POLICÍAS POR SECUESTROS Y NEXOS CON 'LA FAMILIA'

ALGUIEN QUIERE LO QUE TU TIENES, ALGUIEN TIENE LO QUE TU QUIERES.

- Como vender por Internet   - Como comprar por Internet

- Guías de compras (Lo que debes saber antes de comprar)

 


Home   |   Como incluir un Sitio aquí   |   Directorio Web   |   Publicidad / Contacto   |   Anuncios gratis en México

© Copyright 2019 Sites México .com | Permitido el uso del contenido citando la fuente.